Ligamento cruzado anterior (LCA).

Este es el primero de una serie de artículos dedicados al ligamento cruzado anterior (LCA), comenzaremos hablando de su anatomía y función para luego hacerlo de su mecanismo lesiónal y terminaremos explicando un poco en que consiste el tratamiento utilizando para ello la mejor evidencia científica disponible, te invito a que me acompañes a lo largo de esta serie para que aprendas más sobre este importante ligamento.

El ligamento cruzado anterior es una estructura clave en la articulación de la rodilla, donde junto con el ligamento cruzado posterior, forma el pivote central de esta articulación. 1 Este ligamento es una de las estructuras lesionadas con más frecuencia en el deporte sin contacto, y no se cura sólo cuando hay una rotura. Por esta razón la reconstrucción con cirugía es el tratamiento estandarizado en la medicina deportiva. 2

EL LCA está compuesto por tejido colágenoso, mayoritariamente tipo I, y por una matriz de proteínas, glicoproteínas, sistemas elásticas, y glucosaminoglicanos. El LCA se extiende desde la parte posterior de la cara medial del cóndilo lateral del fémur de forma inferior, medial y anterior hasta la zona medial y anterior del área intercondilar de la tibia. Algunas fibras se insertan en el cuerno anterior del menisco lateral. 3 Los fascículos del LCA se pueden dividir en dos grupos que originan en la parte proximal de la inserción del fémur pero con inserciones distintas: la banda antero medial (BAM) se inserta en la parte antero medial de la inserción en la tibia, y la banda posterolateral (BPL) se inserta en la parte posterolateral de la inserción tibial. En el plano frontal, el BAM tiene una orientación más vertical mientras que el BP L se orienta más horizontalmente. 3 – 6

Imágenes demostrando la tensión del LCA en flexión y extensión de rodilla

Los ligamentos ofrecen estabilidad pasiva a las articulaciones y el LCA resiste el desplazamiento anterior y la rotación excesiva de la tibia respecto al fémur. Es decir, si el LCA tiene una rotura, se puede observar una hiperextensión en la rodilla, un aumento de rotación externa e interna de tibia, y un aumento en el desplazamiento anterior de la tibia (cajón anterior) en extensión de la rodilla y también en flexión de la rodilla. Generalmente, el LCA se pone en tensión en extensión de rodilla, pero de forma más específica cuando la rodilla se encuentra en extensión los fascículos del BPL se ponen en tensión, y cuando la rodilla se encuentra en flexión los fascículos del BAM se tensan. Por lo tanto, los BAM limitan el desplazamiento anterior de la tibia en posición de flexión de rodilla. 3

Ramas del nervio tibial inervan el LCA y el LCA recibe irrigación sanguínea de la arteria geniculada media. Hay una zona avascular en el LCA que puede indicar en parte porque el LCA tiene poca potencial de curarse.

Los músculos de los cuádriceps y los isquiotibiales tienen un papel importante en la biomecánica del LCA por que funcionan en sinergia con los ligamentos de la rodilla para ofrecer estabilidad a la rodilla. El cuádriceps desplaza la tibia en dirección anterior con respecto al fémur, oponiéndose al LCA (pero reforzando el LCP). Los isquiotibiales desplazan a la tibia en dirección posterior con respecto al fémur, reforzando así al LCA. 7 – 8

Imagen demostrando la posición del LCA en flexión y extensión de la rodilla.

En conclusión, el LCA ofrece estabilidad a la rodilla tanto en flexión como en extensión dado por las direcciones de sus fascículos, y la estabilidad dinámica (los músculos) de la rodilla afecta el LCA. Una rotura de en los tejidos de esta estructura normalmente requiere cirugía, y es una lesión muy frecuente en los deportes sin contacto.

Aquí te dejamos nuestras infografías, siempre y cuando nos cites, ¡puedes utilizarlas si quieres! Si te gusta comparte y comenta, se agradece cualquier ayuda para poder ir creciendo poco a poco, ya que entradas como esta llevan bastante trabajo detrás de ellas. Cualquier aportación, debate o pregunta es bienvenida siempre que se haga desde el respeto.

Ligamento cruzado anterior Ligamento cruzado anterior Ligamento cruzado anterior Ligamento cruzado anterior.

Bibliografia:

  1. Torres López, U., & Torrent Pérez, G. (2009). Abordaje del ligamento cruzado anterior.
  2. Shaw, T., Williams, M. T., & Chipchase, L. S. (2005). Do early quadriceps exercises affect the outcome of ACL reconstruction? A randomised controlled trial. Journal of Physiotherapy51(1), 9-17.
  3. Girgis, F. G., Marshall, J. L., & Monajem, A. R. S. A. (1975). The cruciate ligaments of the knee joint. Anatomical, functional and experimental analysis. Clinical orthopaedics and related research, (106), 216-231.
  4. Buoncristiani AM, Tjoumakaris FP, Starman JS, Ferretti M, Fu FH (2006) Anatomic double-bundle anterior cruciate ligament reconstruction. Arthroscopy 22(9):1000–1006 6.
  5. Welsh PR (1980) Knee joint structure and function. Clin Orthop 147:7 7.
  6. Reider B, Marshall JL, Koslin B et al (1981) The anterior aspect of the knee joint: an anatomical study. J Bone Joint Surg Am 63:351
  7. Baratta, R., Solomonow, M., Zhou, B. H., Letson, D., Chuinard, R., & D’ambrosia, R. (1988). Muscular coactivation: the role of the antagonist musculature in maintaining knee stability. The American journal of sports medicine16(2), 113-122.
  8. Behrens, M., Mau-Moeller, A., Wassermann, F., & Bruhn, S. (2013). Effect of fatigue on hamstring reflex responses and   posterior-anterior tibial translation in men and women. PloS one8(2), e56988.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.